Comer desordenadamente

Amazon affiliate links may be included in this blog post. As an Amazon Influencer, I earn from qualifying purchases.

¿Te has dado cuenta de que los niños pequeños comen con imprudencia? Los trozos de comida cubren la cara, las mejillas, las manos, el regazo, el suelo, el vientre e incluso el pelo. Parte de ello es aprender a utilizar los utensilios y a manejar la comida con el tenedor o la cuchara. Pero también hay más cosas que comer desordenadamente. Que un bebé o un niño pequeño coma de forma desordenada es algo bueno y forma parte del desarrollo del niño. Además, dejar que un niño pequeño se ensucie al comer, e incluso jugar con su comida mientras come, está bien.

La alimentación desordenada en los bebés y niños pequeños tiene beneficios para el desarrollo de los desafíos sensoriales táctiles y de la motricidad fina en los niños pequeños.

Comer desordenadamente

Seguro que tu madre nunca te dijo que estaba bien jugar con la comida en la mesa, pero yo estoy aquí para decirte lo contrario. Jugar con la comida no sólo está bien, sino que es vital para el desarrollo de las habilidades de autoalimentación y el compromiso positivo con la comida. Cuando los niños pequeños juegan con la comida, están participando en una experiencia sensorial rica y exploratoria que les ayuda a desarrollar el conocimiento de la textura, el sabor, el olor, la presentación visual cambiante de los alimentos y el desarrollo de la motricidad oral.

Cuando se desaconseja el juego con la comida, puede dar lugar a comedores quisquillosos, a retrasos en la motricidad oral y a una mayor indecisión a la hora de probar nuevos alimentos más adelante.

Comer con las manos – Beneficios del desorden

Cuando se introducen los alimentos sólidos en el bebé, suele ser una experiencia MUY sucia. Hay comida en la silla, en el babero, en el suelo, en ti… en todas partes menos en la boca del bebé. A menudo, los padres pueden sentirse desanimados o no les gusta el desorden que resulta, pero no pasa nada. De hecho, cuanto más desordenado, mejor.

Explorar las texturas de los alimentos con las manos proporciona experiencia táctil a las manos, la palma y los dedos individuales. ¿Los alimentos son pegajosos, con trozos, pegajosos o viscosos? Toda esa exposición a las manos se archiva como exposición a las texturas.

Recoger y manipular los alimentos también ofrece beneficios para la motricidad fina. Coger y manipular trozos de comida ofrece la repetición del agarre con pinzas, la precisión graduada, el agarre y la liberación, la coordinación ojo-mano, la coordinación bilateral, el cruce de la línea media y la retroalimentación propioceptiva. Todo esto se presenta probablemente en una silla de bebé o una trona que ofrece apoyo y estabilidad a través del tronco y el núcleo. Cuando se ofrece ese apoyo a los bebés y a los niños pequeños, se puede trabajar la coordinación distal y la destreza. Al principio, la manipulación de los alimentos es muy sucia a medida que se desarrollan esas refinadas habilidades, pero todo es un “entrenamiento en el trabajo” con sabrosos beneficios.

Las investigaciones demuestran que un niño pasa por una serie de pasos exploratorios antes de comer con éxito nuevos alimentos. Este proceso implica un juego sucio desde las manos, subiendo por los brazos, hasta la cabeza y luego en la boca. Los pasos de este proceso no pueden darse a menos que se anime al niño a tocar, examinar y jugar con su comida. En la cultura actual de esterilización y limpieza, esto suele ser contrario a la intuición de los padres y un patrón difícil de romper.

Promover el juego con la comida

La hora de la comida puede ser un asunto apresurado, lo que dificulta el juego con los alimentos, pero no son los únicos momentos en los que nos relacionamos con la comida a lo largo del día.

Cocinar y preparar la comida son dos de las oportunidades más comunes para jugar y comprometerse con los alimentos. Estas actividades presentan oportunidades perfectas para que los padres hablen sobre el color, el tamaño, la forma, la textura, el olor y el sabor de los alimentos que se preparan. Uso de palabras descriptivas,
la exageración al hablar de los alimentos y al probarlos, junto con las oportunidades de exploración desarrollan un interés positivo por los alimentos.

Los bebés pueden participar en la preparación de la cocina mientras juegan con utensilios y artículos de cocina apropiados, como cuencos o cacerolas aptos para bebés. Los niños pequeños disfrutan participando en la preparación de los alimentos y pueden lavar, preparar e incluso picar alimentos blandos con utensilios de cocina seguros para ellos.

Explora estas recetas de cocina con niños para que los pequeños se involucren en todos los beneficios de la cocina.

Aquí tienes más ideas de juegos para bebés que fomentan el desarrollo.

Arte alimentario

El juego libre con alimentos como el yogur, la gelatina y la compota de manzana son también grandes oportunidades para promover el juego sucio y la creatividad. Utiliza estos alimentos para pintar con los dedos, o para pintar con otros alimentos como pinceles. Esta actividad desafía la regulación táctil y olfativa, junto con los cambios constantes en
la presentación visual de los alimentos.

Creatividad con los alimentos

Cuando se les presenta la comida para el juego libre, o en la mesa, fomenta su creatividad: los palitos de zanahoria se convierten en coches o pinceles, y las pasas en hormigas en un tronco.

Cuanto más tonta sea la presentación, y más comprometido esté el niño, más probable será que coma los alimentos que le has presentado. Especialmente, si estos alimentos son nuevos, o son alimentos no preferidos. Los altos niveles de exageración también conducen a un aumento de las experiencias positivas con los alimentos, lo que a su vez conduce a comedores más felices, y a momentos de comida menos estresantes
por el camino.

Ideas como estos bocadillos de flores promueven una alimentación sana y pueden incitar al niño a explorar nuevas texturas o sabores en un divertido montaje de comida creativa.

Alimentación desordenada y desarrollo motor oral

El juego no sólo promueve una mayor regulación sensorial y un compromiso positivo con los alimentos, sino que también fomenta el desarrollo de la motricidad oral.
Eldesarrollo de las habilidades motrices orales se promueve cuando se presenta una variedad de alimentos y se desafían las habilidades dominadas.

Aquí tienes más información sobre los problemas de motricidad oral y los problemas de alimentación que suelen preocupar a los padres. La cuestión de los problemas de alimentación y de ser un problema sensorial o de mot ricidad oral surge con frecuencia.

Los alimentos que son largos y pegajosos, como las zanahorias, el apio y los pimientos, promueven la integración del reflejo nauseoso, junto con el desarrollo del reflejo lingual transversal que posteriormente apoya la lateralización de la lengua para el manejo del bolo.

Alimentos como los guisantes o las uvas promueven la conciencia oral y la regulación de los alimentos que “saltan” al morderlos, así como la capacidad de manejar varias texturas a la vez.

Alimentación desordenada y comidas positivas

Tanto si tienes un niño quisquilloso como si quieres que la hora de la comida sea divertida, ¡el juego es el camino a seguir!

El juego con la comida es fundamental para el desarrollo de las habilidades motoras orales y la regulación sensorial necesarias para apoyar los momentos positivos de las comidas. Mediante el uso del juego creativo, la exposición y la exageración, estos hitos pueden alcanzarse.

New Feature...DOWNLOAD THIS POST AS A PDF! CLICK HERE
Beneficios de la alimentación desordenada para bebés y niños pequeños

More Posts Like This