Aprender los colores

Una pequeña esponja
Hoy he tenido a mi hijo de 16 meses para mí solo y nos hemos divertido mucho jugando juntos.  Jugamos al aire libre, salimos a pasear, montamos en su coche rojo e intentamos jugar baloncesto, o “bunga ball” como él lo llama.  Ahora es el momento en que su cerebro es como una pequeña esponja que lo absorbe todo.  

Inventamos un divertido juego al que llamamos “Find the Binky” (es un adicto al chupete y cualquier juego que implique encontrarlo le gusta…jeje).  



Saqué estos grandes vasos de plástico y los separé por colores.  Él ponía el chupete en una taza y yo decía el color.  Él trataría de Repita el color (o alguna palabra que se le parezca).  La mayoría de las veces se equivocaba y yo le corregía.  ¡Le pareció divertidísimo!  

A esta edad, está más adaptado a usar sus dedos y manos, le encanta apilar cosas y derribarlas.

¡Lo encontré!

 Otra cosa divertida es gritar dentro de las tazas… es una manera de aprender sobre el sonido y mientras sostiene la taza siente la vibración. 

Más tarde le encontré jugando a este juego que se inventó él solo… es todo un niño.  Hizo un puesto de t-ball con la taza y estaba balanceando el balón de fútbol con otra taza.  Qué gran imaginación tiene ya.  Me encanta verle pensar.

¿Y a quién no le gusta poner cosas en el plato del perro?
Junto con esto dice “puaj”… sabe exactamente lo que hace y es sorprendente.
¡Me encanta esta edad! 
~Anunciado por Leanne