Consideraciones sensoriales y estrategias para ayudar a los niños a escribir a mano

Cuando se enseña a un niño a escribir, hay que tener en cuenta muchos procesos sensoriales. Hoy comparto consideraciones y estrategias sensoriales para ayudar a los niños en las tareas de escritura a mano.  Este post es parte de mi nueva serie de un año de duración con otros 9 blogueros de Terapia Ocupacional y Fisioterapia mientras hablamos de las Habilidades Funcionales de la Infancia

Coge un lápiz.  Sosténgalo correctamente.  Escribe una carta.  Copia una palabra.  Rellena una hoja de trabajo. Anotar los deberes del día en el espacio correcto con un aula ruidosa llena de niños que hablan mientras el profesor conversa con alguien en la puerta. Las ventanas abiertas te alertan de que otra clase está jugando en el patio.  Pelotas que rebotan, alumnos que se ríen, sacapuntas que zumban, sol radiante y esa tarea que debe estar escrita de forma legible para que tú y tus padres podáis leerla dentro de una hora.

Una de las ocupaciones de un niño es realizar actividades educativas como la escritura a mano.  Sostener un lápiz, formar letras, escribir sobre líneas y copiar de una pizarra es una función multisensorial de la infancia.


Laescritura a mano depende de la precisión y la legibilidad.  Las letras deben formarse correctamente y con la presión adecuada del lápiz, sobre las líneas y prestando atención a los detalles. Para completar estas habilidades, la escritura y el procesamiento sensorial se asocian de forma natural.  Todos los componentes de la escritura requieren la integración de nuestros sentidos para conseguir precisión, legibilidad y rendimiento.  En un entorno de clase, nos bombardean constantemente con una entrada de información sensorial.  Recibimos información sensorial de los ojos, los oídos, la piel, los músculos y las articulaciones, y nuestro cerebro se encarga de organizar la información, seleccionar las partes importantes y descartar el resto. Cuando los sistemas sensoriales de nuestro cuerpo funcionan adecuadamente, somos capaces de realizar tareas como escribir con un lápiz.  Cuando hay un déficit en una de estas áreas, hay problemas de integración sensorial y las actividades que debemos realizar se ven afectadas.


Problemas de escritura y sensoriales y estrategias sensoriales para ayudar con la escritura desordenada.


Divulgación completa: Este post contiene enlaces de afiliados.


Procesamiento sensorial y escritura a mano


¿Qué es el procesamiento sensorial?

El procesamiento sensorial, o integración sensorial, requiere que el sistema nervioso central del cuerpo registre eficazmente la información sensorial, filtre las partes que no son necesarias, organice e interprete qué hacer con esa información y module el nivel de atención de nuestro sistema nervioso.  Una adaptación ineficaz a este proceso conduce a la distracción y a la desorganización.  Hay siete sistemas sensoriales en nuestro cuerpo: 
  • Sistema táctil (toque)
  • Sistema vestibular 
  • Sistema propioceptivo
  • Sistema olfativo
  • Sistema visual
  • Sistema auditivo
  • Sistema gástrico
La integración sensorial es lo que convierte las sensaciones de estos sistemas en percepción.  Percibimos nuestro cuerpo y nuestras interacciones en el entorno porque nuestro cerebro ha integrado la información sensorial en algo significativo, organizado y útil (Ayres, 1979). 


Explicación de los sistemas sensoriales relacionados con la escritura

Los sentidos propioceptivo, vestibular y táctil son los que más influyen en la integración de nuestros sentidos.  Esto ocurre desde la infancia cuando nos envuelven, nos llevan en posición flexionada y nos balancean en un columpio para bebés o en los brazos de nuestra madre. Si estos sistemas sensoriales funcionan mal, el niño tendrá problemas para desarrollarse en todas las áreas.  La integración de los sistemas vestibular y proceptivo da al niño el control de los movimientos oculares en la infancia.  Sin la integración de estos dos sistemas, el bebé tardará en desarrollar reacciones posturales y tendrá una base de movimiento pobre. 

Si los sistemas sensoriales propioceptivo, vestibular y táctil no funcionan adecuadamente, el niño tendrá una mala reacción a su entorno. Puede retraerse o responder en exceso a los estímulos auditivos y visuales.  El niño no puede concentrarse en las tareas y puede sentirse inseguro en su entorno.  Estos problemas pueden conducir a una mala percepción del cuerpo.


Un niño con disfunción de la proprocepción   puede buscar información sensorial en su entorno .  Es posible que veas a estos niños chocando con sus pupitres, dando pisotones en el suelo, pateando su silla o la de sus vecinos.  Es posible que se froten las manos en el escritorio, que se aprieten las manos, la camisa o los lápices, o que escriban con una fuerte presión del lápiz.  Los estudiantes que buscan un estímulo propioceptivo suelen crujir los nudillos y morder los puños de las camisas o los cuellos.


Una graduación ineficiente del movimiento puede dar lugar a que los alumnos sujeten los lápices con demasiada fuerza, escriban con tanta fuerza que la punta del lápiz se rompa o produzcan trabajos desordenados con grandes agujeros de borrado.


Un niño con disfunción vestibular puede presentarse como un niño hiperactivo o hipersensible.  Algunos alumnos pueden tener una intolerancia al movimiento y parecerán voluntariosos y poco cooperativos, al tiempo que exigen apoyo físico.  Un problema con el sistema vestibular a veces se presenta con inseguridad gravitacional.  Estos niños pueden tener miedo cuando se les mueve, por ejemplo, cuando un profesor les empuja en su silla.  El alumno hiposensible tendrá una mayor tolerancia al movimiento.  Estos niños necesitan seguir moviéndose para poder funcionar.  Puede que se mueva, se contonee y rebote en su asiento.  Verás a estos alumnos saltar en su silla, sentarse de pie y balancearse, colgarse boca abajo en su escritorio y caerse de su asiento.


Los niños con dificultades vestibulares, táctiles y de propiocepción tendrán problemas con la coordinación ojo-mano .  Escribir sobre líneas y colorear entre líneas es difícil.  También suele haber dificultades con la percepción de la profundidad.  Para que un niño desarrolle la percepción visual, necesita que los sistemas vestibular y de propiocepción estén adecuadamente integrados.


Muchas veces, los niños tienen disfunciones auditivas y táctiles que interfieren con la escritura:


El niño con problemas de procesamiento auditivo parecerá no ser consciente de la procedencia de los sonidos.  Cuando un profesor indica a la clase que escriba elementos o copie información específica, estas indicaciones se pierden.  Son incapaces de prestar atención a una voz o a un sonido sin distraerse con otros sonidos en el aula.  Incluso puede que les angustie el sonido de los lápices haciendo marcas mientras ellos u otros estudiantes escriben.  Tienen problemas para atender, comprender y recordar indicaciones relacionadas con la formación de las letras en palabras y frases.  Estos niños pueden tener dificultades para poner sus pensamientos en el papel y problemas para revisar o corregir lo que han escrito.  Además, los estudiantes con un procesamiento auditivo deficiente suelen tener un vocabulario débil, por lo que cuando escriben palabras y oraciones, tienen dificultades con las palabras y la estructura de las oraciones y, por lo tanto, pierden la concentración en la formación de las letras y la colocación de las líneas a las que deben prestar atención.


El niño con disfunción táctil puede ser hipersensible o hiposensible al tacto.  Un alumno que tiene defensas táctiles   (hipersensibilidad) puede reaccionar de forma exagerada al tacto ligero.  Cuando los profesores se acercan, como en la enseñanza de la escritura, el alumno puede mostrarse temeroso o irritable.  Estos niños pueden llegar a centrarse excesivamente en la limpieza de la escritura y en el espacio de su escritorio.  Es posible que necesiten eliminar todos los trozos de goma de borrar o limpiar el papel y el escritorio de todas las marcas perdidas.  El niño con hipersensibilidad al tacto (hiposensibilidad) puede parecer que no es consciente de la presión del lápiz y escribir con una presión muy fuerte o muy oscura sobre su lápiz.  Estos niños no se dan cuenta de que se les ha caído el lápiz o de que tienen manchas de lápiz en las palmas.

Procesamiento sensorial y planificación motriz necesarios para la escritura a mano

Cuando nuestro cuerpo entiende las sensaciones de la piel, los músculos y las articulaciones, somos capaces de sentir y saber lo que hace nuestro cuerpo sin mirarlo.  Esta mala percepción puede provocar dificultades para coordinar los dos lados del cuerpo cuando realizan tareas diferentes.  El niño puede tener problemas para sostener el papel con una mano mientras escribe con su mano dominante.  El niño tendrá que pensar sus acciones sin que se produzcan automáticamente.

La mayoría de los alumnos aprenden a formar las letras y los números automáticamente si se les da práctica.  Los niños con un plan motor deficiente deben pensar en la forma de hacer una letra.  La planificación motriz es el proceso sensorial que nos permite completar y adaptarnos a una tarea desconocida (como una hoja de trabajo), utilizando lo que ya conocemos.  La clave de la planificación motriz es una percepción del cuerpo que pueda acomodarse a la información táctil, propioceptiva y vestibular.  

También relacionado con el sistema sensorial está la capacidad de atención del niño.  Si la información sensorial no se registra, se filtra, se organiza, se selecciona y se descarta adecuadamente, el niño no podrá centrar su atención en una actividad como la escritura.


Problemas de escritura y sensoriales y estrategias sensoriales para ayudar con la escritura desordenada.



Dificultades para escribir a mano debido a un mal procesamiento sensorial

Los niños con dificultades para modular la información sensorial se enfrentan a un gran reto en el aula.  El entorno escolar es excesivamente estimulante y pedir a un niño con dificultades de integración sensorial que filtre los estímulos sensoriales irrelevantes mientras atiende al trabajo académico es muy difícil.  Los problemas de escritura pueden incluir (pero no se limitan a): 

Escritura Problemas relacionados con un mal registro   de la entrada sensorial con una respuesta poco reactiva 
  • El niño puede no ser consciente de que se le cae el lápiz.
  • Demuestra un débil agarre.
  • Dificultad para mantener una postura de escritura eficaz.
  • Se cansa fácilmente en las tareas de escritura.
  • No se da cuenta de los detalles (pasa por alto las letras al copiar palabras o frases)
  • El escritorio y la zona de escritura están desorganizados y descuidados.
Problemas de escritura relacionados con un mal registro de la información sensorial con una respuesta hiperactiva o hiperreactiva
  • Evita los olores (lápiz o papel) en el aula.
  • Se distrae fácilmente durante las tareas de escritura.
  • Dificultad para prestar atención a una tarea de escritura.
  • No puede trabajar en silencio.
  • Se distrae visualmente con otros, incluyendo ruidos, olores.
  • Dificultad para concentrarse en una sección de la pizarra o en una parte de la hoja de trabajo.
Problemas de escritura relacionados con la búsqueda sensorial 
  • Busca movimientos moviendo la silla, contoneándose en el asiento, haciendo rebotar las piernas y los brazos y distrae a los demás alumnos con los movimientos.
  • Se excita demasiado después del recreo y le cuesta calmarse.
  • Tocar siempre el escritorio o partes de la silla durante las tareas de escritura.
  • Ansía olores o sabores: mastica el lápiz para su tarea, huele el papel o las virutas del lápiz.
  • Muerde el lápiz o la goma de borrar y la ropa.
  • Se muerde el pelo/la camisa/las uñas al escribir.
  • Escribe con una fuerte presión de lápiz.
Problemas de escritura relacionados con lo sensorial Evitar 
  • Dificultad con los cambios en la rutina de la escritura: nuevo papel o tipo de hojas de trabajo
  • Bajo nivel de frustración con los errores en la formación de las letras
  • Ansiedad: quiere hacer letras y números correctamente la primera vez
  • Testarudo en las preocupaciones de la escritura
  • Evita tocar las virutas del lápiz, la parte de madera de la punta del lápiz o la goma de borrar.
  • Evita borrar errores
Problemas de escritura y sensoriales y estrategias sensoriales para ayudar con la escritura desordenada.


Cómo ayudar: Estrategias sensoriales y modificaciones para ayudar a los problemas de escritura

Muchas veces, la integración sensorial puede ayudar con los problemas relacionados con la escritura a mano.  Los niños que muestran problemas propioceptivos pueden beneficiarse de las actividades de trabajo pesado en el aula.
Actividades sensoriales de trabajo pesado para ayudar con la escritura a mano


  • Al comienzo de la jornada, retire las sillas de los pupitres y colóquelas en los lugares correctos de la sala
  • Borrar la pizarra
  • Lavar escritorios/pizarra de borrado en seco
  • Sacar punta a los lápices con un sacapuntas manual
  • Pausas de alimentos masticables (cuero de fruta, regaliz)
  • Pausas de alimentos crujientes (verduras, palomitas, pretzels, cereales secos)
  • Materiales cortados de roble o papel grueso
  • Llevar los libros con las dos manos, abrazándolos contra el pecho
  • Poner peso en la silla del alumno pegando pesos en las patas de la silla
  • Acolcha los pies de la silla para añadir resistencia extra
  • Subir a los juegos infantiles
  • Llevar libros y material a otras aulas
  • Juguete demano
    y juguetes para apretar
  • Pausas para el cerebro
  • Flexiones de pared
  • Flexiones en silla
  • Pausas para el paseo de los animales
Posibles modificaciones y estrategias para ayudar con los problemas de escritura  

  • Pruebe una variedad de agarres de lápiz.
  • Envuelve la punta del lápiz en arcilla y dile al niño que si la arcilla está mal formada, entonces está presionando demasiado el lápiz.
  • Probar varias modificaciones de la propiocepción en la escritura.
  • Incline la superficie de escritura del niño a una posición ligeramente incluida con una carpeta de 3 anillas.  Este posicionamiento proporciona una mejor posición de la muñeca y disminuirá la fuerza que el niño presiona a través de su muñeca.
  • Intenta escribir con papel carbón debajo del papel para mostrarle al niño que tiene que presionar más fuerte o más ligero el lápiz.
  • Copiar el trabajo escrito de su escritorio en lugar de la pizarra o del retroproyector.
  • Escriba con un lápiz graso
    para proporcionar más resistencia y retroalimentación.
  • Retire las distracciones del aula y siente al niño lejos de las ventanas y las puertas.
  • Proporcionar al niño instrucciones escritas y verbales.
  • Proporcionar un espacio tranquilo en el aula.
  • Proporcionar descansos para el movimiento. 

Normalmente, los sistemas sensoriales y la integración sensorial están desarrollados cuando el niño entra en la escuela.  La capacidad de concentrarse mientras se gestiona la entrada sensorial es muy necesaria para el aula multisensorial, como la descrita anteriormente.


Los problemas que se observan en la escritura a mano, como la fuerte presión del lápiz, la formación descuidada de las letras, la dificultad con el tamaño y la forma de las letras, la velocidad rápida o muy lenta de la escritura y la falta de atención a las tareas de escritura son a menudo el producto final de un sistema de procesamiento sensorial ineficiente e irregular. 


Un enfoque de integración sensorial para enseñar a escribir a mano puede tener éxito para el niño con problemas de procesamiento sensorial.  Los terapeutas ocupacionales pueden analizar las habilidades de procesamiento sensorial durante la realización de la escritura a mano (y otras tareas de la jornada escolar).  Un OT utiliza evaluaciones formales, herramientas de cribado, pruebas estandarizadas, observación de los comportamientos en el aula, listas de comprobación de los padres/profesores y observación de los comportamientos en el aula y las actividades de juego para identificar los problemas de escritura relacionados con el procesamiento sensorial.

  Habilidades funcionales para niños

Este post forma parte de la Habilidades funcionales para niños.  Vea todos los blogueros que participan y más información sobre la serie aquí.  ¿Busca más información sobre los componentes y las consideraciones relacionadas con la escritura a mano?  Pase por aquí y vea lo que tienen que decir los demás terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas del equipo de Functional Skills for Kids:



La escritura a mano y el escritor reacio
|  Espacio de juego para niños

Actividades para practicar la escritura a mano en casa
  | Creciendo con las manos en la masa

La escritura y el juego
|  Srta. Jaime OT


Desarrollo de la escritura, tamaño, espaciado y más
| The Inspired Treehouse



Recursos:
Ayres, A.J. (1979). La integración sensorial y el niño. Los Ángeles: Western Psychological Services.
Bundy, A., Lane, S., y Murray, E. (2002). Teoría y práctica de la integración sensorial. F. A. Davis Company.


¿Buscas más ideas de escritura a mano?   Estas son algunas de nuestras favoritas:

http://www.sugaraunts.com/2015/10/visual-tracking-tips-and-tools-for.html 
Asegúrese de suscribirse a nuestro boletín de noticias para no perderse nada. Únase a nosotros hoy mismo.

amzn_assoc_placement = “adunit0”;
amzn_assoc_tracking_id = “sugaun-20”;
amzn_assoc_ad_mode = “manual”;
amzn_assoc_ad_type = “smart”;
amzn_assoc_marketplace = “amazon”;
amzn_assoc_region = “US”;
amzn_assoc_textlinks = “B00UM3RZFS,B018WMPQJ2,B007LX6MPG,B0007YV7E2,B00Y83PPGE,B000WQ3LT4,B000FPTVFU,B000FPTVFK,B001RQ2AN6,B000HLYKSU,B000DZEABC,B002XH7WYK,B00DTX9GE6,B000FPTVFK”;
amzn_assoc_asins = “B000DZEABC,B002XH7WYK,B00DTX9GE6,B000FPTVFK”;
amzn_assoc_linkid = “6139d7a9abb68b74d3652f2f175b60a0”;

Procesamiento sensorial y escritura a mano