Lo que necesitan los niños pequeños antes de poder “¡hacerlo yo mismo!”

Antes de que un niño pueda utilizar las herramientas de motricidad fina (cepillo de pelo, cepillo de dientes, lápiz, cuchara, tenedor, cuchillo, tijeras…) de forma independiente, hay ciertos requisitos previos físicos, cognitivos y emocionales que deben cumplirse.


“¡Lo hago yo mismo!”  


Es algo que todos los niños pequeños han dicho.  O gritó. A todo pulmón. 


Como mamá, puede que estés esperando pacientemente a que tu pequeño termine de abrocharse el cinturón de seguridad por sí mismo, tan feliz de que por fin esté mostrando independencia y capacidad para ocuparse de un pequeño acto durante su día. 


O puede que te sientas frustrado mientras esperas por milésima vez a que intenten abrocharse el abrigo y pasen los segundos para llegar tarde a una cita.


En cualquier caso, la independencia del niño pequeño suele ser un desarrollo natural de la conciencia de sí mismo y del autocontrol.  El niño se hace más consciente de las habilidades que está desarrollando y de que puede afirmar su propia independencia. 


Pero, antes de que surjan estos ámbitos de independencia, hay que cumplir ciertos requisitos previos. El uso de herramientas para alimentarse por sí mismo, cepillarse los dientes, utilizar un cuchillo, un lápiz de colores o cualquier otra herramienta requiere un desarrollo en algunas áreas. 

 

Requisitos previos necesarios para que los niños (o los adultos) utilicen eficazmente las herramientas en las tareas de motricidad fina y de autocuidado, como el uso de tijeras, la escritura a mano, el cepillado del pelo, la autoalimentación, el cepillado de dientes, etc. De un terapeuta ocupacional.

Este post contiene enlaces de afiliación.

Requisitos previos necesarios para utilizar un tenedor, una cuchara, un cepillo de dientes, un cepillo para el pelo, un lápiz y otras herramientas de motricidad fina:



  • Postura- Cuando se utiliza una herramienta como un tenedor, un lápiz, unas tijeras, un cepillo de dientes, un pincel, un cuchillo… el control postural es esencial.  Como todo, todo empieza en el centro y en el cuerpo.  No se pueden utilizar las manos en actividades de juego de motricidad fina si la parte superior del cuerpo está inclinada o encorvada.  Si el problema es el apoyo postural, trabaja para conseguir una mejor posición sentada. Hable con un terapeuta ocupacional para que le haga una evaluación y recomendaciones individualizadas.                   
  • Para utilizar las herramientas, el niño necesita prehensión del agarre, incluyendo el agarre, la liberación y la capacidad de estabilizar su brazo y escribir mientras mueve la mano.  A veces un pellizco o un movimiento muscular requerido es demasiado para un brazo/muñeca inestable y ese esfuerzo muscular requerido hace que la parte superior del cuerpo se encorve.  Empezar de nuevo con la postura es esto sucede.
  • Dominio de la mano.  Un verdadero Eldominio de la mano no suele establecerse hasta los 5-6 años.  Y eso es algo bueno.  El cuerpo del niño desarrolla la fuerza, el equilibrio, el tono muscular y las capacidades sensoriomotoras a un ritmo uniforme y simétrico en los primeros años.  Queremos que eso ocurra.  Si se nota una preferencia muy fuerte de dominancia a una edad temprana, pida a su pediatra o terapeuta ocupacional que evalúe la asimetría o el retraso.
  • Prerrequisitos cognitivos- La capacidad de seguir instrucciones sencillas es imprescindible para poder utilizar las herramientas de forma habitual.  Claro, un tenedor es un gran cepillo para el pelo.  Una cuchara es una excelente baqueta. Pero el uso inadecuado de los utensilios puede ser peligroso.
  • Prerrequisitos atencionales- Se necesita una capacidad de atención adecuada para utilizar las herramientas en tareas funcionales.

  • Juego constructivo
    – ¿Qué? ¿Un niño necesita jugar para usar un lápiz? Sí.  Construir con bloques, combinar juguetes y fingir proporciona la base del desarrollo de la motricidad fina, la destreza, la fuerza, la imaginación y la creatividad necesarias para resolver problemas y utilizar las herramientas de forma adecuada.
  • Coordinaciónóculo-manual – ¡Más juego!   Atrapar una pelota y utilizar lápices de colores para establecer la base de la coordinación ojo-mano necesaria para maniobrar con habilidad las herramientas a la boca, el papel, el pelo o los dientes.
  • Experiencia somatosensorial – Jugar y experimentar con los sentidos en las actividades típicas de cada día es esencial para que el niño desarrolle su conciencia de las texturas, los pesos, la manipulación de objetos y los tamaños.
Teniendo en cuenta todas estas áreas que debe tener un niño antes de mostrar éxito con las herramientas en las tareas funcionales, es importante trabajar en ciertas áreas.

Requisitos previos necesarios para que los niños (o los adultos) utilicen eficazmente las herramientas en las tareas de motricidad fina y de autocuidado, como el uso de tijeras, la escritura a mano, el cepillado del pelo, la autoalimentación, el cepillado de dientes, etc. De un terapeuta ocupacional.

Practicar el uso de la pala y las herramientas de forma divertida


Proporcionar oportunidades para utilizar herramientas como cucharas para recoger artículos.  Estos frijoles negros son una gran manera de practicar el uso de las herramientas y todas las habilidades necesarias en el manejo de las mismas.  Consulta la parte inferior de este post para obtener más ideas.

Asegúrese de proporcionar a su hijo muchas oportunidades de utilizar herramientas en actividades y juegos.

Actividades relacionadas que te encantarán para enseñar a los niños a utilizar las herramientas:

Pasta alfabética teñida
Recursos de aprendizaje Handy Scoopers son coloridos y brillantes y una gran manera de practicar los prerrequisitos para el uso de herramientas de muchas maneras.